Amigos 3RD

Mily
«Si no tenés uno, no conocés la gloria para apoyar tu cabeza»

Isabel testa
«17 y 15 años y todavía los rayaditos los siguen acompañando en sus sueños.»

Flor Bach
«Un 3RD aporta alegría, originalidad, color y sensacion de abrazos mullidos.»

Fabiana
«En particular Mica los ama. Tiene 3 de diferentes tamaños. Con uno duerme y lo lleva a todas partes. Porque siente q la acompaña y es muy abrazable»

Mateo
«Mi experiencia con los muñecos de 3R comenzó cuando nació mi hijo Mateo, el nació prematuro y fueron una compañía hermosa para él, ya que son súper agradables al tacto, livianos y llamativos para los peques que comienzan a descubrir el mundo junto a estos hermosos amiguitos. Gracias 3R por acompañar a Mateo en su crecimiento hasta sus actuales 2 años! Los queremos.»

Perla, madre de María 
«A María le encanta. Tiene dos y los meto en el lavarropas porque se abraza sobre todo a la tarde para relajarse y se recuesta para estudiar.»

Marcela Argañaraz
«En mi caso a los 3 bbs q les regale un almohadón luminoso guarda pijama se convirtio en un muñeco de apego. Hoy tienen 3 años siguen con su almohadón.
Lu tiene su almohadon, el de los 15 años y hoy con 19 sigue siendo su compania para para estudiar y sentirse cómoda
Le falta un ojo pero no lo deja por nada jajajaja»


Ana
«Yo tengo el porta pañales y ahora lo uso para poner los medicamentos k toma Lauty Ja ja. Soy de terror. Si se ilumina a el le encanta»

Vanesa
«Hola mi hija de 5 años q tiene un Roncón, le puso roncona x q es rosa!! Y me dijo q siente q la quiere ,q le gusta mucho dormir con ella, le encanta abrazarla,y cuando se va algun lado ,se la deja a la abuela para que la cuide!!
Siii!! Esta es la segunda x q la primera la perdimos en una plaza lloro ella y yo. Realmente son de apego. Los felicitooo!!!»


Vicky
«Siento paz. A todas mis amigas le gusta. Siento comodidad y dan ganas de abrazarlo. Le da alegría al cuarto»

Juliana
«Es maravilloso, Roncón forma parte de su cuarto, de su cuna y guarda su pijama! Lo abraza fuerte y aunque no se duerme con él, no lo saca de su lugar y siempre registra su ausencia sin él, jugando o alguien ordenando lo corre de su espacio.»